De regreso al mundillo de los Blogs.

Han pasado cerca de 6 años desde que escribí mi última entrada en un blog de mi propiedad, la verdad es mucho tiempo sin escribir especialmente cuando en mi espacio antiguo hacía regularmente unas 5 entradas diarias.  Historia antigua, que solo queda en el recuerdo, hay que pensar en el presente y en los nuevos retos que nos trae la vida.

Este espacio estará dedicado a opiniones personales, ampliando un poco más la visión de los temas actuales (especialmente en el mundo tecnológico), donde a veces se queda corto un análisis a conciencia y profundo de los problemas o ventajas que puedan surgir de cada situación en particular.

Así que “a comenzar esta aventura de nuevo”, no se diga más.

Piratear o no piratear: Si tienes capacidad de comprar, ¡Paga!

El título de este post está dedicado a ciertos personajes que viven en las entrañas de la sociedad y que por el afán de aparentar y de estar “a la moda”, compran un smartphone de cientos de dólares gastándose una buena cantidad de su sueldo o ahorros en ellos, pero a la hora de obtener aplicaciones que son de pago o valen poco dinero sale la mentalidad del meme de “it’s free”, ¿Por qué pagar si la puedo conseguir “GRATIS”?

its free

“¿Por qué pagar por Whatsapp? Voy a morir si pago $0.89]”, o un amigo cercano que pirateaba la aplicación de poweramp, la cual después de 2 semanas se le desactivaba, y tenía que hacer cientos de cosas para que le funcionara, solo por no pagar el mísero dólar que vale…

La verdad es que uno tiene que ser consciente que a pesar que en nuestra naturaleza está  el “todo gratis”, si nuestra capacidad de pago es lo suficiente para adquirir las aplicaciones, pues hay que pagarlas. La mayoría de aplicaciones en móviles son de compañías o individuos los cuales solo viven del dinero que esta pueda producir.  Yo lo entendí, y ahora en lo posible pago todas las aplicaciones que uso, en mi teléfono actualmente manejo cerca de 7 aplicaciones que son de pago y todas las he pagado.

Así que, no seamos tan cara duras, si tuvimos todo el dinero del mundo para comprar nuestros smartphones, paguemos por lo que usemos.

Un saludo.